Archivo de la categoría: Sin categoría

Crisis en Medio Oriente: el Presente y el Futuro de Israel

Después de casi dos meses de enfrentamientos en la Franja de Gaza, en un episodio más del interminable conflicto entre israelíes y palestinos, la situación vuelve a ser otra vez de una frágil paz, como la calma que precede a que estalle de nuevo la tormenta.

A pesar de que se trata de un enfrentamiento localizado en un territorio muy minúsculo, y pese a la existencia de otros conflictos de mucha más envergadura en otras partes del mundo, esta perpetua guerra entre árabes y judíos, en ese pedazo de tierra enclavado en Oriente Medio, centra la atención de los ojos de casi todo el resto de la humanidad y levanta encendidas pasiones tanto a favor como en contra de uno u otro bando.

Procediendo muchas de las opiniones a favor de la posición israelí de parte de cristianos que piensan que el actual Estado de Israel es un elemento esencial los planes escatológicos de Dios y que los judíos tienen un derecho de origen divino a la posesión de esas tierras de la antigua Palestina, en cumplimiento de las promesas del Antiguo Testamento. También existe una creencia acerca de que, cerca del final de los tiempos, la nación entera de Israel se convertirá a Cristo, recuperando su lugar como Pueblo de Dios, perdido solo temporalmente en favor de la Iglesia. En este sentido, la Iglesia habría sido solo un “paréntesis” durante el breve período de tiempo en que Israel habría perdido su posición preferente como Pueblo de Dios. Israel habría perdido su condición solo temporalmente, después de rechazar a Cristo, pero la recuperaría en el futuro, después de la aceptación del Mesías por parte de los judíos.

¿Tiene fundamento en la Biblia esta opinión? ¿Procede de Dios el “derecho” de Israel a la tierra de Palestina?

Aún rechazando esta postura doctrinal, ¿hay esperanza para los judíos?

¿Cuál es la postura bíblica ante este asunto?

El pastor Sugel Michelen responde a estas preguntas en este sermón de dos horas (dividido en dos partes), una predicación muy bien fundamentada tanto histórica como bíblicamente.

————————————————–

Más información en esta serie de artículos de Óscar Margenet Nadal, publicados en Protestante Digital y titulada “¿Israel de Dios o de los hombres?”. Aunque no comparta la visión tan negativa del autor hacia el Estado de Israel, no dejan de ser reflexiones interesantes:

¿Israel de Dios o de los hombres?

El hogar nacional judío

Israel: del Holocausto al sionismo

Israel: el Sionismo al poder

Fundación secular del Estado de Israel

Tregua árabe-israelí ¿tiempo de esperanza?

——————————————–

En el anterior blog:

El sionismo cristiano

Anuncios

Abrir la puerta y cenar con Cristo

CUIDADO con este versículo.

Muchos modernos evangélicos lo han usado en campañas de evangelización “facilona”, tipo “haga una oración de fe y abra a Cristo su corazón”, una especie de solicitud suave, diluida y arminiana, que viene de una deidad débil e indefensa que está a merced de la voluntad del hombre de “aceptar” o no la “invitación” de Cristo.

No podemos olvidarnos de que Cristo está hablando aquí como “el Amén, el Testigo fiel y verdadero, el Creador y el Soberano Señor de todos”. No está haciendo una petición débil (ni mucho menos una súplica a ser “aceptado” por pecadores culpables), como si no acaso gobernara toda la historia, ni predestinara hasta sus más mínimos detalles, ni tuviera en sus manos  las llaves de la muerte y del Hades (Apocalipsis 1:17-19). Él es el Rey de Reyes, que hace guerra contra sus enemigos y los condena a las llamas eternas. No está hablando a la gente en general, pues está dirigiendo su mensaje a Su Iglesia, en este caso, a través del apóstol Juan, a la iglesia de Laodicea.

Es obvio que le está haciendo una oferta de volver a tener una nueva comunión con Él. La salvación de Cristo es que cenemos con Él, elevados a Su presencia celestial y comiendo de Él: “De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí” (Juan 6:53-57).

Es obvio que solo pueden “comer de Él” diariamente quienes sean genuinos cristianos y ese es el sentido de la invitación.

El cristiano y el suicidio. Estudio bíblico con el pastor Tim Conway

Bueno, la pregunta que me han hecho es: “¿Puede un cristiano cometer suicidio?” Y, si realmente pensamos en lo que es el suicidio… ¿Qué es el suicidio? Quitarse la vida, matarse a sí mismo. Es asesinato, ¿cierto?, es matarse uno mismo. Y, si sólo… si consideramos el suicidio sólo desde el punto de vista de que es asesinato, -saben- uno empieza a pensar, ¿qué dice la Biblia sobre el asesinato? ¿Por qué asesina la gente?

Tim Conway

SOLA SCRIPTURA, señores, SOLA SCRIPTURA

Normalmente, a lo largo de la semana, te encuentras con días en que no sabes concretamente sobre qué tema publicar. Otros si lo sabes pero no estás especialmente inspirado para escribir algo o no tienes demasiado tiempo y no quieres publicar un churro.

Uno de los motivos por lo que me gusta seguir las redes sociales es, aparte de porque se postean muchos artículos y noticias, porque siempre puedes ver y leer algo que te recuerde algo sobre lo que hayas querido publicar desde hace tiempo pero que, por H o por B no hayas podido. Seguir leyendo SOLA SCRIPTURA, señores, SOLA SCRIPTURA

Buenas obras, gracia y guía

Good deeds are such things that no man is saved for them, nor without them.

Thomas Adams

Las buenas obras son aquellas cosas por las que ningún hombre es salvo, pero tampoco sin ellas.

……………………………..

Let me entreat you to join the first and second tables of the law together, piety to God, and equity to your neighbour. The apostle put these two words together in one verse, Titus 2:12, “That we should live righteously and godly”: righteously, that relates to morality; godly, that relates to piety…. I would test a moral man by the duties of the first table, and I would test a professing Christian by the duties of the second table. Some pretend to faith, but have no works: others have works, but they have no faith.

Thomas Watson

Permíteme rogarte que unas la primera y la segunda tabla de la ley: la piedad para con Dios y la equidad para con tu prójimo. El apóstol juntó estas dos palabras en un versículo: “Que vivamos justa y piadosamente” (Tito 2:12); “justamente” se relaciona con la moralidad, y “piadosamente” con la piedad […] Yo probaría a un hombre moral con los deberes de la primera tabla, y a un cristiano profesante con los deberes de la segunda. Algunos afirman tener fe, pero no tienen obras; otros tienen obras, pero no tienen fe.

Seguir leyendo Buenas obras, gracia y guía