Archivo de la categoría: Sin categoría

Salmo 18 (I)

Una semana más, ofrecemos un nuevo comentario del teólogo estadounidense W. S. Plumer, en esta ocasión a la primera parte del Salmo 18. Ofreceremos la segunda, Dios mediante, la próxima semana. Hemos optado por dividir el salmo en dos secciones debido a su considerable extensión. Esperamos, una vez más, que nuestros lectores reciban esta nueva entrada con expectación y sean edificados con sus enseñanzas.

img_1600665_49284200_8

SALMO 18

1 Te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Seguir leyendo Salmo 18 (I)

Salmo 17

Ofrecemos a nuestros lectores un nuevo salmo comentado por Plumer, continuando la serie que comenzamos hace varias semanas. El próximo salmo, el 18, seguramente tendremos que dividirlo en dos partes, ya que es considerablemente más largo que los que, hasta aquí, les hemos presentado. Pero, de momento, esperamos que nuestros lectores sean grandemente edificados con la lectura de este comentario al Salmo 17. 

paisaje-de-primavera

Plegaria pidiendo protección contra los opresores

Oración de David

Oye, oh Jehová, una causa justa; está atento a mi clamor.
Escucha mi oración hecha de labios sin engaño.

Seguir leyendo Salmo 17

Salmo 15

Una semana más, ofrecemos a nuestro lectores el comentario a un nuevo salmo, traducido de la obra de W. S. Plumer. Esta vez, es un poco más extenso que en ocasiones anteriores. Sin embargo, lo publicamos en una sola entrada, confiando en que, nuevamente, sea de edificación a nuestros lectores.

paisajes-hermosos-cascada-multicolor

Salmo 15

Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?
¿Quién morará en tu monte santo?
Seguir leyendo Salmo 15

Salmo 14

Publicamos, una semana más, un nuevo comentario de W. S. Plumer a los Salmos (en esta ocasión, se trata del 14). Este ya es el tercero que publicamos en nuestra página web, y esperamos poder seguir haciéndolo en el futuro. Pero, de momento, es nuestro deseo que nuestros lectores disfruten y sean edificados por este comentario al Salmo 14.

maxresdefault

Salmo 14

Dice el necio en su corazón:
    No hay Dios.
    Se han corrompido, hacen obras abominables;
    No hay quien haga el bien.
Seguir leyendo Salmo 14

SALMO 13

La semana pasada iniciábamos una nueva serie de publicaciones, sobre el Libro de los Salmos, a partir de un excelente comentario de W. S. Plumer, publicado por la editorial escocesa Estandarte de la Verdad en su Generva Series of Commentaries. En esta ocasión, procedemos a publicar el comentario al Salmo 13 (en realidad, solo la parte doctrinal y práctica, la cual nos parece de especial provecho espiritual). De nuevo, nos encontramos ante una serie de lecciones prácticas, expuestas de manera concisa y esquemática, que merecen ser leídas con atención para extraer, así, de ellas toda la riqueza espiritual que esconden.

paisajes-hermosos-002-16f28ec52

Salmo 13

Plegaria pidiendo ayuda en la aflicción

Al músico principal. Salmo de David.

¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?
¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?
Seguir leyendo SALMO 13

SALMO 12

Tras una serie de semanas publicando el prefacio de Hans Joaquim Iwand a De Servo Arbitrio, así como la pequeña introducción que el propio Lutero hace a su obra, nos proponemos ahora iniciar una nueva andadura. Aunque disponemos de bastante material de interés, hemos considerado oportuno posponer, de momento, su publicación para proponer, en su lugar, un interesantísimo comentario al Libro de los Salmos que ha caído en nuestras manos. Se trata de uno de los dos comentarios a este libro que publica la conocida editorial británica Banner of Truth, dentro de su Geneva Series of Commentaries. En concreto, nos referimos al del teólogo estadounidense William Swan Plumer (1802-1880), uno de los estudiantes más conocidos del Seminario Teológico de Princeton. Aprovechando que también, por las tardes, en nuestra congregación estamos estudiando el Libro de los Salmos (cuya exposición se puede escuchar en esta página web, en la sección de Sermones y Conferencias), la idea es publicar el comentario correspondiente al mismo salmo que previamente hemos tratado en la iglesia (en este caso, el salmo 12). Por otro lado, no ofrecemos el comentario íntegro, sino solo la parte final (es decir, las anotaciones doctrinales y prácticas). Ignoramos si nos será posible mantener este proyecto, ya que quizá nos lo impida la falta de tiempo, pero si lo logramos, creemos que puede ser de gran provecho espiritual a nuestros lectores. De momento, confiamos en que esta primera entrega les sea de gran edificación en la fe.

plumer-william-s_detail

Salmo 12

Oración pidiendo ayuda contra los malos

Al músico principal; sobre Seminit. Salmo de David.

1 Salva, oh Jehová, porque se acabaron los piadosos;
Porque han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombres.
Seguir leyendo SALMO 12

Introducción a De Servo Arbitrio (por Martín Lutero)

La semana pasada, ofrecíamos la parte final de la introducción de Hans Joachim Iwand a De Servo Arbitrio. En esta ocasión, nos ha parecido interesante presentar también la breve introducción que el propio Lutero hace a su obra. En ella, da las razones de su tardanza en contestar a Erasmo, quien había tratado de defender el libre albedrío en su tratado De Libero Arbitrio diatribe, sive Collatio. Nuestros lectores podrán juzgar por sí mismos si estas palabras de Lutero resultan o no de interés, y esperamos que les sean de estímulo para leer toda la obra.

220px-de_servo_arbitrio1

INTRODUCCIÓN

Al venerable señor don Erasmo de Rótterdam, Martín Lutero le desea gracia y paz en Cristo. Seguir leyendo Introducción a De Servo Arbitrio (por Martín Lutero)

Introducción a De Servo Arbitrio (IV)

Ofrecemos esta semana la última entrega de la introducción de Hans Joachim Iwand a la obra fundamental de Martín Lutero, De Servo Arbitrio. En ella sigue explicando la defensa que el gran reformador alemán hace de la soberanía de Dios, para pasar finalmente a presentar un pequeño bosquejo de los temas tratados por Lutero en su obra. La semana que viene, Dios mediante, nos hemos propuesto publicar también la breve introducción que el propio Lutero hace a De Servo Arbitrio, que esperamos pueda contribuir a despertar en nuestros lectores su interés por leer este clásico de la Reforma.

martin-lutero_1347x2000_d252f759

¡Dios se exterioriza a sí mismo! Esto es revelación en el sentido más amplio de la palabra. En ello está comprendido todo el actuar del Dios que habla con nosotros en su ley y en su Hijo. Pero el actuar de Dios no se agota en el actuar en su palabra: al lado del «Deus praedicatus» se coloca el «Deus absconditus»; al lado del Dios que nos es predicado, el Dios que, envuelto en oscuridad impenetrable, mudo y oculto, rige y controla cuanto acontece en el mundo. Cuando el lector haya llegado a las páginas donde Lutero habla de este doble –incluso contradictorio– actuar de Dios, sepa que se halla en la cúspide de toda la obra. Ambas cosas aparecen aquí una al lado de la otra: el actuar de Dios en sí, su actuar en la naturaleza y en la historia, en la vida y en la muerte, en la destrucción y en el juicio, en todo lo que sucede bajo el sol; y el actuar de Dios en su palabra. Erasmo quiere reducir ambas cosas a un denominador común. Erasmo ve en esta duplicidad un diteísmo, ve a Lutero en el peligro de enseñar la existencia de dos dioses. Y, sin embargo, Lutero no altera sus palabras. Un solo Dios actúa y gobierna en lo físico y en la palabra; el hombre empero no posee la capacidad, ni la posee otra criatura alguna, de comprender al Uno que está detrás de todo esto. En este confluir de oscuridad y luz, de enigma y conocimiento, solo vale una directiva: «Aférrate al Dios hecho carne, a Jesucristo el Crucificado». Aquí se hace evidente: la revelación de Dios seguirá siendo la excepción a la regla; hasta la consumación de los siglos permanecerá rodeada de la impenetrable oscuridad de lo que sucede; ella es «la luz que alumbra al pueblo que anda en tinieblas». La revelación de Dios es y seguirá siendo lo singular, lo indeducible, la libre acción de Dios que ha colocado en medio de este mundo de muerte y juicio su palabra para que mediante ella los hombres pudieran echarle mano, conocerlo, y creer en él. Seguir leyendo Introducción a De Servo Arbitrio (IV)

Introducción a De Servo Arbitrio (III)

Una semana más, continuamos con la interesante introducción del pastor y teólogo alemán Hans Joachim Iwand a De Servo Arbitrio. El autor sigue analizando aquí los entresijos de la crucial cuestión que enfrentó a Lutero y Erasmo, acerca de la soberanía de Dios y el albedrío humano. Esperamos que estas reflexiones sean de utilidad a nuestros lectores.

martin_lutero_1

            ¿En torno de qué gira en realidad la controversia entre Lutero y Erasmo? Si analizamos los diversos estudios que especialmente en los últimos tiempos se han publicado respecto del Albedrío esclavo, podremos constatar una diferencia fundamental entre ellos y la obra misma: hoy día hablamos de esta tesis de Lutero mayormente en términos apologéticos. Buscamos algún medio, algún razonamiento para aclarar al cristiano de la era actual que con su doctrina de la «esclavitud» del albedrío, Lutero exteriorizó un pensamiento positivamente cristiano; salimos en defensa de la posición de Lutero, y creemos que así logramos justificarla de algún modo. Se dice, por ejemplo, que la doctrina de Lutero tiene un enfoque «religioso». Se conecta su tesis con lo que Schleiermacher llamó el «sentimiento de dependencia absoluta», y se trata de obtener así una yuxtaposición de reflexión «religiosa» y «ética». O se intenta hacer comprender que la doctrina de la carencia de libertad del albedrío y la comunicación de la gracia divina no son factores contradictorios; la carencia de libertad, así se opina, se refiere solo al estado del hombre caído en pecados, pero no al estado del hombre regenerado (muy al contrario, mediante la gracia el hombre se ve trasladado al estado de libertad). Fr. Gogarten buscó un camino nuevo: en el epílogo del Albedrío esclavo que él editó, puso de manifiesto los contrastes entre este escrito y el protestantismo moderno. En opinión de Fr. Gogarten, Lutero discute esencialmente el enfrentamiento del YO con el TÚ: el albedrío libre es el impulso ilimitado, y de tendencia extralimitante, del Yo autónomo; el albedrío esclavo en cambio es la voluntad nacida del encuentro con un Tú que se enfrenta con autoridad y amor. Lo correcto en esta última interpretación es el hecho de que la carencia de libertad se entiende como una realidad positiva, nueva; pero quizás no se explica suficientemente que esta carencia de libertad del albedrío significa un estado de incapacidad y perdición total. Por esto considero más indicado renunciar a toda tentativa de interpretación o modernización del tema tratado, y ceñirse estrictamente a lo que en aquel entonces se discutió entre Lutero y Erasmo en forma teológica y bíblicamente exacta. Pues ante todo ha de llamar nuestra atención el hecho de que Lutero mismo no presenta su doctrina en tono apologético, sino como polémica pura, como arma invencible con que desvirtúa y aniquila las fantasías de Erasmo. Seguir leyendo Introducción a De Servo Arbitrio (III)