Wilhelmus à Brakel: El amor por el prójimo (Introducción)

El texto que sigue es la introducción que hace el teólogo holandés Wilhelmus à Brakel (2 de enero de 1635 – 30 de octubre de 1711) al Capítulo 82 de su obra «El servicio cristiano razonable» (concretamente este capítulo se encuentra en el cuarto volumen), en el que trata el tema del amor por el prójimo. Dios mediante, próximamente se irán publicando las demás partes de este capítulo.

EL AMOR POR EL PRÓJIMO.

Dios es amor, tiene amor por la humanidad y manifiesta este amor en el ámbito natural a todos los hombres, así como a Sus elegidos en el pacto de gracia. Dios requiere amor en Su ley—Su ley está comprendida en la palabra amor. Los objetos del amor son Dios y el prójimo. Para ese propósito, la ley ha sido escrita en dos tablas de piedra. En la primera se registra cómo y de qué manera debemos manifestar nuestro amor a Dios, y en la segunda se registra cómo y de qué manera debemos manifestar nuestro amor al prójimo. Es esto último lo que ahora queremos discutir.

El amor es la estructura congenial del corazón de los hijos de Dios, forjada por Dios, por medio de la cual su corazón se compromete con los deseos de tener una comunión armoniosa con su prójimo, y de buscar su bienestar tanto como el suyo propio.

El amor es un marco agradable del corazón. Entre todas las virtudes, el amor es la más eminente, pura y deliciosa; es una disposición del corazón. Los actos de pensar, hablar y cualquier otra actividad no son amor en sí mismos, aunque estas acciones puedan surgir del amor, porque tales acciones también pueden tener lugar aparte del amor. Más bien, la disposición misma del corazón es amorosa y tiene una propensión hacia el amor. Está profundamente impregnado de amor y se deleita en estar así dispuesto. Puede haber movimientos en el corazón de aversión, ira y piedad que, aunque no fueran pecaminosos, engendran cierta medida de dolor. Sin embargo, el amor es de naturaleza radiante, dulce y alegre, y cuanto más fuerte sea esta propensión y más poderosa su manifestación, mayor será su dulzura.

El asiento del amor se encuentra en el corazón de los hijos de Dios. Después de la caída, el hombre en su estado natural es «aborrecible y odioso» (Tito 3:3). Tiene la capacidad de amar, porque esta es una característica humana; sin embargo, lo distorsiona enfocándose en el objeto equivocado y usándolo de manera defectuosa. El hombre se ama intensamente a sí mismo, y sólo ama aquello de lo que puede obtener placer para sí mismo. Odia y tiene aversión por todo lo que no está subordinado a esto o está en su contra. Una persona inconversa no es un verdadero amante de su prójimo; sin embargo, la regeneración cambia el corazón de los hijos de Dios y así comienzan a amar a su prójimo de la manera correcta. La regeneración reforma al hombre a imagen de Dios, y en él se forma Cristo. Puesto que Dios es amor, el que es partícipe de la naturaleza divina, por consiguiente, también tiene amor, es decir, en la medida en que es partícipe de la naturaleza divina. La congregación de Colosas tenía amor por todos los santos (Col 1:4), y la congregación de los Tesalonicenses fue «enseñada por Dios a amarse los unos a los otros» (1 Tes 4:9). El corazón es el asiento esencial de todas las virtudes y, por lo tanto, esto también es cierto para el amor. «Ahora bien, el fin del mandamiento es la caridad de un corazón puro» (1 Tm 1, 5). Puesto que la imagen de Dios reside en el corazón, el amor también reside en el corazón. Sin embargo, no permanece allí escondida, porque si el corazón está en llamas por dentro, esa llama saltará hacia fuera.

El objeto de este amor es el prójimo; es decir, todos los que son de una sangre y han salido de un mismo Adán. Debemos considerar al hombre como teniendo actualmente la imagen de Dios, o como hombre, o como un pecador en un estado no convertido. Además, podemos distinguir entre varias relaciones: padres, hijos, hermanas y hermanos, parientes o extraños. Todos ellos son los objetos del amor. La excepción aquí es cuando notamos a los pecadores como pecadores; sin embargo, como seres humanos siguen siendo objeto de amor en sentido general, no sólo para hacerles bien, sino para amarlos, y así hacer brotar de ello nuestra benevolencia. Dado que hay tanta variedad en cuanto a los tipos de prójimo y las relaciones con ellos, el amor se expresará de manera diferente a uno que al otro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s