Por qué creo en Dios

En esta ocasión, tenemos el placer de ofrecer a nuestros lectores un interesante texto autobiográfico de Jean-Marc Berthoud (recientemente traducido del francés), donde relata brevemente su experiencia de conversión. Una vez más, confiamos en que sea de edificación a nuestros lectores.

estacion

 

Abatida hasta el polvo está mi alma;

Vivifícame según tu palabra.

Te he manifestado mis caminos, y me has respondido;

Enséñame tus estatutos.

Hazme entender el camino de tus mandamientos,

Para que medite en tus maravillas.

Se deshace mi alma de ansiedad;

Susténtame según tu palabra.

Aparta de mí el camino de la mentira,

Y en tu misericordia concédeme tu ley.

Salmos 119:25-29

No buscaba a Dios. Formaba parte de esa clase de hombres –tan común hoy en día—que encuentra una justificación a su existencia en la intensidad de sus sentimientos. Provisto de una gran sensibilidad, me situaba por encima del común de los mortales, entre esa élite que Stendhal llamaba los happy few, esos elegidos cultos, sensibles e inteligentes cuya vida no está limitada por la banalidad y mediocridad de la plebe. Seguir leyendo Por qué creo en Dios

Anuncios