Vigilancia, los malvados, testimonio y el mundo

A falta de, únicamente, una entrada más para completar el ciclo, ofrecemos esta nueva serie de citas puritanas a nuestros lectores, que esperamos le sean de edificación.

a42816f9225ba0e947baf9b4dacbcbb2

Vigilancia

El soldado cristiano debe evitar dos males: no debe desmayar ni ceder en el tiempo de la lucha y, después de una victoria, no debe volverse insolente y confiado. Cuando ha vencido, ha de comportarse como si estuviese a punto de ser atacado otra vez. Porque las tentaciones de Satanás, como las olas del mar, se pisan los talones unas a otras.

George Downame

Cuando el alma se olvida más de su peligro y más confiada se encuentra, entonces está más cerca. Por tanto, procurad ser constantes en vuestra santa cautela, pues sin ella se arruina todo. Veréis que algunos, tras una gran caída en algún pecado, la cual les ha ocasionado mucha aflicción, durante algún tiempo parecerán tener mucho cuidado con dónde ponen el pie, cómo caminan y qué compañía frecuentan, pero en cuanto se pasa la aflicción de sus conciencias, su cautela desaparece y se vuelven tan incautos como siempre. Al igual que aquel que tiene un gran cuidado en cerrar muy bien su tienda, y quizá incluso se quede hasta tarde para vigilarla durante las dos o tres noches después de que le hayan robado, pero después no se preocupa más de ello.

William Gurnall

Precauciones especiales:

Satanás tienta tras descubrir el amor de Dios. De la misma manera que un pirata aborda el barco que está cargado de riquezas, cuando un alma está cargada de bendiciones espirituales, el diablo le disparará para robárselo todo. El diablo envidia al alma que rebosa dicha espiritual.

Thomas Watson

Los malvados

Su éxito (transitorio):

No es extraño que el mundano escape de las aflicciones terrenas. Dios no le corrige, pues es de bajo nacimiento, y no le hará el favor de azotarle. El mundo no le aflige, puesto que le ama (todo hombre es indulgente con lo suyo). Dios no emplea la vara cuando se propone emplear la palabra. La picota o el azote es para los malhechores que escapan de la ejecución.

Joseph Hall

Tienen la tierra en sus manos (cf. Job 9:24) quienes no tienen nada del cielo en sus corazones. Tienen influencia en el mundo quienes son esclavos del mundo. Gobiernan y mandan a otros a su voluntad quienes son llevados cautivos por Satanás a su voluntad. No os ofendáis y os conturbéis al ver las riendas del gobierno en manos de quienes no saben gobernarse a sí mismos, o al ver regir el mundo a quienes son indignos de vivir en el mundo.

Joseph Caryl

Cuando un soldado iba a morir por tomar un racimo de uvas contra la orden del general, y de camino a la ejecución se iba comiendo las uvas, uno de sus compañeros le reprendió, diciendo: «Qué, ¿ahora te vas a comer las uvas?», el pobre hombre respondió: «Te ruego, amigo, que no me rehúses estas uvas, porque me han costado muy caras». Y así fue en verdad, porque le costaron la vida. Por tanto, no envidiemos la prosperidad de los malvados, ni nos enfademos por los hombres de este mundo que viven en el placer y se revuelcan en los deleites sensuales de esta vida: no conocen nada mejor, no persiguen cosas mejores. Así que no hay razón para envidiar lo que tienen, pues habrán de dar amargas cuentas de lo que han recibido y, finalmente, pagar cara (a menos que lo remedie la misericordia de Dios) la pérdida de sus almas inmortales por toda la eternidad.

Jeremiah Burroughs

Pensáis que la Providencia no es justa porque los indignos son exaltados y los dignos abatidos. Pero esperad tan solo un momento y no tendréis motivo para quejaros, o cansaros de la piedad, o procurar una confederación con los hombres malvados; porque jamás están más cerca de su destrucción que cuando alcanzan la cumbre de su exaltación […]. ¿Quién envidiaría a los que suben una escalera para ser ejecutados?

Thomas Manton

Su gozo (ilusorio):

Muchos pecadores que parecen muy jocosos a nuestros ojos no tienen vidas tan alegres como pensáis. Un libro puede presentar una bella encuadernación y no contener más que tristes historias en su interior. Los pecadores no nos contarán las secretas reprensiones de la conciencia de la Palabra. Si juzgáis a Herodes por la jovialidad de su banquete, podéis pensar que no carecía de gozo, pero en otro momento vemos que el espíritu de Juan andaba en su conciencia. Y así la Palabra hostiga a muchos que nos parecen no tomarse nada a pecho; en medio de su risa, está triste su corazón; veis el relámpago en su rostro, pero no oís el trueno que retumba en su conciencia.

William Gurnall

Con toda su jovialidad en este mundo, no son más que como un libro muy bien encuadernado que, cuando se abre, solo está lleno de tragedias. Así que cuando un día se abra el libro de sus conciencias, no podrá leerse más que lamentaciones y ayes.

Richard Sibbes

Su castigo (compuesto):

El incrédulo tendrá una doble condenación: una de la Ley que ha transgredido y otra del evangelio que ha despreciado. Igual que el malhechor que, siendo condenado y muerto en la ley, rechaza el perdón de su príncipe. Pero es distinto con quienes están en Cristo Jesús. La Ley no puede condenarles, puesto que la han recurrido; el evangelio tampoco puede, puesto que lo han creído.

John Trapp

N.B.:

No es un milagro que quien vive como una bestia muera como una bestia.

Francis Cheynell

Testimonio

El alma justa es constante en su profesión y no cambia su conducta conforme a sus compañeros. ¡Oh, que jamás por vergüenza o temor niegue a Aquel que me ha reconocido!

George Swinnock

El mundo

El placer, el interés y la altivez son la trinidad de los mundanos.

John Trapp

Un mar de cristal, un desfile de deleites queridos, un teatro de la variedad, un laberinto de errores, un abismo de dolor, una pocilga de porquería, un valle de miserias, una condición engañosa, una jaula llena de lechuzas, una guarida de escorpiones, un desierto de lobos, una cabaña de osos, un remolino de pasiones, una comedia fingida, un frenesí detestable.

Arthur Dent

Incumplimiento:

No seamos tan necios de imaginar que nuestras mentes pueden satisfacerse y llenarse con vanidades mundanas, ni codiciemos y procuremos una mayor medida cuando no nos satisface una menor, como si el aumento de la cantidad pudiera traer contentamiento, viendo que el hambre que sentimos en nuestros corazones no procede de la falta de abundancia terrena, sino que se debe a que esta no es el alimento natural de la mente del hombre, de modo que no puede satisfacer el hambre de nuestras almas más de lo que el viento puede satisfacer a nuestros cuerpos.

George Downame

Los hombres que están en el valle piensan que, si estuviesen en la cima de la colina, tocarían los cielos. Los hombres que están en lo profundo de la pobreza, la desgracia o el dolor, piensan que si pudieran subir a tal montaña, a tal medida de riqueza, honra o deleite, podrían alcanzar la felicidad. Pero ahora que Salomón había llegado a la cima de esta colina, y viendo a muchos luchando y esforzándose tanto; más aún, pisándose el cuello unos a otros y peleándose a muerte para medrar, parece indicarles esto: «¡Señores, estáis todos engañados en vuestras expectativas! Veo los esfuerzos que hacéis para subir a este lugar, pensando que cuando lleguéis aquí, tocaréis los cielos y alcanzaréis la felicidad. Pero yo ya estoy en la cima de la colina; tengo tesoros, honra y placeres en variedad y abundancia (cf. Ec. 2:11-12), y veo la colina llena de lodazales antes que de deleites, y está tan lejos de darme satisfacción que más bien me causa mucha aflicción. Por tanto, os aconsejo que os ahorréis la molestia y que gastéis vuestras fuerzas en lo que dará más beneficio; porque, creedme, trabajáis en esa obra en vano». «Vanidad de vanidades, todo es vanidad», dice el predicador.

George Swinnock

El hombre piadoso prefiere la gracia antes que los bienes, y la sabiduría antes que el mundo.

Richard Bernard

Cuando la carrera haya acabado y el juego se haya ganado o perdido, y estéis en el círculo superior y el límite del tiempo, e iniciéis la marcha eterna, todas las buenas cosas de vuestro breve sueño nocturno os parecerán como las cenizas de una hoguera de espinos o de paja.

Samuel Rutherford

El cristiano y el hombre carnal se maravillan grandemente el uno del otro. Uno se maravilla de ver al otro caminar tan estrictamente, y negarse las licencias carnales que la mayoría se permite […]. Y al cristiano le parece extraño que los hombres estén tan hechizados, y que permanezcan como niños en la vanidad de sus afanes, hartándose de caprichos desde por la mañana hasta por la noche, corriendo tras historias y fantasías, y siempre ocupados en no hacer nada. Se maravilla de que los deleites de la tierra y el pecado puedan divertir y complacer a los hombres tanto tiempo, y persuadirles a rechazar a Jesucristo tantas veces, a dejar su vida y felicidad y escoger ser miserables, haciendo verdaderamente grandes esfuerzos por hacerse miserables.

Robert Leighton

Saciados estaban, pero no satisfechos.

John Trapp

Sin permanencia:

Las cosas temporales ocurren igual a buenos que a malos. «Un mismo suceso ocurre al limpio y al no limpio». Ambos son viajeros en la senda de este mundo, ambos se hospedan en la misma posada, ambos tienen la misma provisión. Quizá los malvados tengan mayor alegría, ¡pero por la mañana sus caminos se separan!

Thomas Adams

No puedo ver toda la gloria y dignidad de este mundo, tierras y señoríos, coronas y reinos, más que como un enfermo mental y mendigo, que se viste de ropa elegante y representa el papel de un rey o señor durante una hora en el escenario, y después baja, el juego se acaba y vuelve a ser un mendigo.

Richard Baxter

Su mal empleo:

Los espinos no pinchan de por sí, pero cuando se agarran con la mano pinchan intensamente. De la misma manera, este mundo y sus cosas son todas buenas, y todas fueron hechas por Dios para el beneficio de sus criaturas, si nuestros inmoderados afectos no las hicieran dañinas.

Richard Sibbes

El peligro está en que el mundo entre en el corazón. El agua es útil para la navegación del barco; el peligro está en que entre en el barco. De la misma manera, el temor está en que el mundo entre en el corazón. «No codiciarás».

Thomas Watson

Usemos las cosas mundanas como los peregrinos sabios usan sus cayados y otros bienes convenientes para su viaje. En tanto nos ayuden a avanzar en nuestro camino, hagamos uso de ellos y estimémoslos en consecuencia; pero si se convierten en grandes obstáculos y pesadas cargas, abandonémoslos o desechémoslos.

George Downame

A algunos no los hacen mejores los dones de Dios; de hecho, los hacen peores. Dad a Saúl un reino y será un tirano; dad a Nabal buen ánimo y se embriagará; dad a Judas un apostolado y venderá a su Maestro por dinero.

Thomas Adams

Las buenas cosas temporales no son la mercancía del cristiano, sino su lastre; y, por tanto, deben desearse para equilibrar la nave, no para cargarla.

William Gurnall

Usemos del mundo, pero disfrutemos del Señor.

Thomas Adams

No busquéis grandes cosas para vosotros en este mundo, porque si vuestros vestidos son demasiado largos, os harán tropezar; y un cayado ayuda al hombre en su viaje, pero muchos juntos le estorban en su mano.

William Bridge

Poco entienden que la mundanalidad es un pecado muy grave con respecto a Dios y muy dañino con respecto a los hombres. Pero escuchad lo que la Palabra de Dios dice de él (cf. Ef. 5:5): Es idolatría. Y la idolatría es el primer pecado de la primera tabla.

Richard Capel

N.B.:

Los tiempos son malos, pero Dios es bueno.

Richard Sibbes

La verdadera fortuna de los santos:

El evangelio no menciona riqueza, honra, belleza, placeres… Los pasa por alto en silencio, mientras que el Antiguo Testamento por todos lados los promete. Entonces, eran niños, y Dios los complacía con la promesa de estos juguetes y sonajeros para atraerlos. Pero en el evangelio nos ha mostrado que ha provisto cosas mejores para nosotros: cosas espirituales y celestiales.

Thomas Goodwin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s