Trinidad, verdad, incredulidad y unidad

Una semana más, ofrecemos otra serie de citas puritanas, a falta de solo una o dos más para concluir. Esperamos, de nuevo, que sean de edificación para nuestros lectores.

salemvillage-2

Trinidad

«Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo». El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (hay tres personas distintas); en el Nombre, no nombres (hay una sola esencia).

Thomas Adams

Conocida por fe:

La trinidad es un objeto de pura fe: la plomada de la razón es demasiado corta para sondear este misterio. Pero donde la razón no puede vadear, allí la fe debe nadar […]. Esta doctrina sagrada, aunque no sea contra razón, está por encima de ella.

Thomas Watson

En cuanto a la cuestión de la subsistencia divina, Jehovah Elohim: Padre, Hijo y Espíritu Santo (tres personas, pero un solo Dios); o, en palabras de Lee: un Dios sin división en una trinidad de personas, y tres personas sin confusión en una unidad de esencia. Este es un descubrimiento completamente sobrenatural.

John Arrowsmith

Un misterio que mi fe acepta, siendo revelado en la Palabra, pero que mi razón no puede sondear.

John Arrowsmith

Verdad

Sublimemente inmutable:

Tal es la inmutabilidad de la verdad que sus defensores no la hacen mayor, ni sus opositores menor; de la misma manera que el esplendor del sol no es agrandado por quienes lo bendicen, ni eclipsado por quienes lo aborrecen.

Thomas Adams

N.B.:

Puede llegar la noticia de que la Verdad está enferma, pero jamás de que está muerta.

William Gurnall

Compañero de viaje de la piedad:

El apóstol une espíritu de poder y mente sana (2 Ti. 1:7).

La santidad en la práctica depende mucho de un sano juicio. La piedad es la hija de la verdad, y ha de ser alimentada por su madre. «Desead la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis» (1 P. 2:2).

William Gurnall

Cuando los hombres tienen juicios ortodoxos y corazones heterodoxos, necesariamente ha de haber poco amor a la verdad.

William Gurnall

La verdad reforma al igual que informa.

William Jenkyn

Nuestro vindicador:

Si hablo lo que es falso, habré de responder por ello; si verdad, ella responderá por mí.

Thomas Fuller

¿Cómo se halla?

Nos encontramos en mejor posición para hallar la verdad, y también mantenerla, cuando con devoción oramos por ella, que cuando con ferocidad altercamos y contendemos por ella. Las disputas enturbian el alma y levantan el polvo de la pasión. La oración restaura la mente con dulzura y asienta las pasiones que las disputas despiertan. Porque estoy seguro de que el hombre puede ver más lejos en un día sereno y despejado que en un día ventoso y nublado.

William Gurnall

¿Las demandas de la verdad?

Hay valor en un penique al igual que en una libra. Por tanto, hemos de ser fieles en la menor verdad cuando lo demande la ocasión.

Richard Sibbes

La verdad pocas veces va sin la cara arañada.

John Trapp

Sirve a Cristo, respáldale, sea su causa la tuya, no renuncies a un ápice de la verdad, porque no es tuya sino de Dios.

Samuel Rutherford

¿Cómo se comunica?

Algunas verdades son completamente reveladas y no tienen huella en las criaturas, ni marca en la creación o en las obras de Dios por las que puedan discernirse. Así es con todos los misterios del evangelio y de la trinidad. Hay otras verdades que tienen vestigios, caracteres impresos en la criatura por los que las podemos discernir. Así es con esta: que hay Dios.

John Preston

¿Nuevas verdades?

No pongas tu confianza en ninguna verdad, sino ponlas todas a prueba (véase 1 Ts. 5:21; 1 Jn. 4:1, Hch. 17:11, etc.). La gloria de aquella iglesia era que no confiaba ni en el propio Pablo (Pablo, que aventajaba a todos en aspectos externos). No pongas tu confianza en ninguna verdad; ponla en la balanza del santuario.

Thomas Brooks

Incredulidad

¿El mayor pecado de todos?

Porque ningún pecado de que los hombres puedan ser culpables en este mundo es de tan horrible naturaleza y terrible aspecto como este de la incredulidad, del que obtenemos clara visión a la luz evangélica.

John Owen

La incredulidad es el escudo de todos los pecados.

William Jenkyn

Su poder condenatorio:

Generalmente, todos dan por hecho que Cristo puede salvarnos si quiere. Ciertamente, ¿quién cuestionará su capacidad para salvarnos, aunque vivamos en pecado e incredulidad? Y muchos esperan que lo hará, puesto que creen que puede si quiere. Pero en realidad Cristo no tiene tal poder ni capacidad. Él no puede salvar a pecadores impenitentes e incrédulos, pues esto implicaría negarse a sí mismo, actuar en contra de su Palabra y destruir su propia gloria […]. Cristo puede salvar a todos aquellos, y solo a aquellos, que vienen a Dios por Él. Mientras vivas en pecado e incredulidad, el mismo Cristo no puede salvarte.

John Owen

Lo que la fe puede hacer a una profecía de juicio, puede hacer la incredulidad a una promesa de misericordia: destruirla.

Joseph Caryl

Unidad

¿Cuándo?

Verdaderamente creo que cuando Dios la efectúe (la unidad), será el efecto del amor, no su causa. Antes que producir el amor, procederá de él.

John Owen

¿Cómo?

Y si alguna vez pretendemos dar un paso hacia algún acuerdo o unidad, ha de ser estableciendo este principio en las mentes de todos los hombres: que a nadie aprovecha ser de ninguna iglesia o forma de religión cristiana, a menos que personalmente crea las promesas y viva en obediencia a todos los preceptos de Cristo; y que para quien lo haga, sería pisotear todo el evangelio decir que su salvación podría peligrar por no ser de esta o aquella iglesia o forma, especialmente cuando consideramos cuántos del mundo se han mezclado con todas las formas conocidas que hay en él. Si esto se fijara bien en las mentes de los hombres, y creyeran en la práctica que los hombres no recibirán un trato general, como de este o aquel partido o iglesia, sino que cada individuo habrá de sostenerse por su propio pie, vivir por su propia fe o perecer por falta de ella […], pronto veríamos desarraigado su entusiasmo por promover y contender por sus diferentes partidos.

John Owen

Los artículos o reglas de doctrina o práctica en asuntos de religión que se imponen a los hombres, deberían ser los menos posibles. Hay un grandísimo peligro en multiplicarlos innecesariamente. Esto en todas las épocas ha causado división y numerosos disturbios en las iglesias de Cristo.

Jeremiah Burroughs

¡Ah, si sus almas estuviesen completamente seguras de que Dios los amó libremente, y los recibió graciosamente, y los justificó perfectamente, y los perdonó absolutamente, y los glorificará eternamente, no podrían sino amar donde Dios ama, y reconocer donde Dios reconoce, y abrazar donde Dios abraza, y ser uno con cada uno de los que son uno con Jesús.

Thomas Brooks

Cuando tengo comunión con un santo, no debo mirar tanto si es de tal opinión, o si ha recibido el pacto, o ha sido bautizado una, dos o diez veces, sino ver si tiene comunión con el Padre y con Jesucristo.

Walter Cradock

¿Por qué?

Esforzaos grandemente por un espíritu sanador. Fuera con todo nombre discriminador que pueda impedir la aplicación del bálsamo que sane vuestras heridas […]. La discordia y la división no convienen al cristiano. Que los lobos molesten a los corderos no es extraño, pero que un cordero moleste a otro, esto es antinatural y monstruoso.

Thomas Brooks

No hay sino un Dios, y quienes lo sirven deberían ser uno. Nada haría más amable a la verdadera religión, o más prosélitos de ella, que ver a sus profesantes atados con las afectuosas cuerdas del amor.

Thomas Watson

N.B.:

La unidad sin la veracidad no es mejor que la conspiración.

John Trapp

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s