Religión, arrepentimiento y reprensión

Una vez más, ofrecemos nuevas citas puritanas a nuestros lectores, esperando que les sigan siendo de edificación en la fe.

puritan1304910119820

Religión

La religión no es algo que se pueda poner y quitar como un traje de domingo […]. Si piensas que eso es lo que está haciendo, créeme que tal cosa no es religión, sino una red de engaños.

Edward Reynolds

La novilla que no está acostumbrada al yugo se resiste. El yugo le molesta en el cuello, pero después de un rato le parece más suave […]. Del mismo modo, el camino de la religión es molesto al principio, pero después da gran consuelo y contentamiento […]. Cada día trae más consuelo que el anterior.

Josias Shute

El resumen de la religión es imitar a quien adoras. Tal persona me ha hecho una injusticia insufrible: ¿cómo puedo perdonarle? Dios lo haría. Otro está en deuda conmigo y ha abusado de mi paciencia: ¿cómo puedo soportarlo? Dios lo haría. Sé un seguidor de Dios en la gracia para que puedas ascender a su gloria.

Thomas Adams

Arrepentimiento

El hombre y Dios:

El arrepentimiento desde el punto de vista del hombre es el cambio de su voluntad; desde el punto de vista de Dios es la voluntad del cambio.

John Trapp

Sine qua non:

No hay más fortificación contra los juicios de Dios que el arrepentimiento. Sus fuerzas son invisibles, invencibles, no repelidas con espada o armas de fuego. Ni rastrillos ni fortalezas pueden evitarlas. No hay nada en el mundo que pueda hacerles frente más que el arrepentimiento.

Thomas Adams

Dios no perdona porque nos arrepintamos, pero tampoco sin que lo hagamos.

Thomas Watson

Señales adjuntas:

No puede haber verdadero dolor de corazón por un pecado pasado, si al presente no se tiene el propósito de no pecar en el futuro.

Thomas Goodwin

Otras cosas pueden empeorar si se rompen, pero el corazón nunca mejora tanto como cuando se rompe.

Sir Richard Baker

Las convicciones de los hipócritas y réprobos normalmente se limitan a unas pocas transgresiones flagrantes. Saúl no reconoce más que la persecución de David. Judas solo reconoce la entrega de sangre inocente. Pero normalmente las convicciones por las que el Señor prepara su camino en el alma, aunque puedan comenzar por una o varias transgresiones flagrantes, no se detienen ahí, sino que el hombre es llevado a ver muchas infracciones de la ley, y males sin número que le rodean (cf. Sal. 40:12), como dice David al considerar su pecado.

William Guthrie

El hombre arrepentido se enfada más con su corazón, que consintió el pecado, que con el diablo, que le tentó a pecar.

Samuel Rutherford

Ahora el Señor mira mis pecados, ahora están delante de Él. Y jamás deberíamos descansar hasta que nuestro arrepentimiento lo conduzca a borrarlos. Ciertamente, con este fin deberíamos traerlos a la memoria. Porque cuanto más los recordemos, más los olvidará Dios; y cuanto más los olvidemos, más los recordará Dios.

William Bradshaw

El Señor ha hecho una promesa al arrepentimiento tardío, pero ¿cuándo ha hecho una promesa de arrepentimiento tardío?

Thomas Brooks

No puedes arrepentirte demasiado pronto, puesto que no sabes cuán pronto puede ser demasiado tarde.

Thomas Fuller

Aunque nunca es tarde para el verdadero arrepentimiento, pocas veces el arrepentimiento tardío es verdadero.

Thomas Brooks

N.B.:

Es un viejo dicho: «Nunca es tarde para el arrepentimiento». Pero también es un dicho verdadero: «Nunca es pronto para el arrepentimiento».

Henry Smith

Reprensión

Una obligación cristiana:

No tendrías por digno de llamarse amigo a quien, sabiendo que un ladrón o un incendiario acechando a tu familia con la intención de matar, robar o quemar tu casa, te lo ocultase y no te lo hiciera saber de alguna manera. No hay ladrón, asesino o incendiario como el pecado […]. El silencio u ocultación en tal caso sería traición. El amigo más fiel, y digno de mayor estima y afecto, es aquel que nos habla más claro de nuestro pecado. El que es reservado en tal caso no es sino un falso amigo, que finge amar cuando, en realidad, aborrece a su hermano en su corazón (cf. Lv. 19:17).

David Clarkson

Pablo hizo bien en reprender a Pedro a la cara, y Pedro hizo bien en alabar a Pablo en su ausencia.

Thomas Adams

Requiere gracia en el receptor:

¡Oh, que jamás esté tan desprovisto de amor para con mi hermano caído que no le dé una seria reprensión, ni tan desprovisto de amor para conmigo mismo que no reciba una seria reprensión!

George Swinnock

Es uno de los males más peligrosos de los profesantes, y uno de los mayores escándalos de esta época, que las personas consideradas eminentemente religiosas se impacienten más por la reprensión clara, aunque justa, que muchos borrachos, blasfemos y fornicarios. Y cuando han pasado horas o días en confesión –aparentemente sincera– de su pecado, y lamentan ante Dios y el hombre que no pueden hacerlo con más dolor y lágrimas, sin embargo, consideran una injuria despiadada que otros digan tan solo la mitad en su contra, y consideran enemigos malignos de los santos a quienes les llaman lo que ellos se llaman a sí mismos.

Richard Baxter

Si tu hermano te ofende, repréndele estando tú y él solos (cf. Mt. 18:15). La presencia de muchos puede llevarle a defenderse injustamente, mientras que en privado habría aceptado su justa vergüenza. La intemperie irrita las heridas, y los delitos ajenos no han de ser proclamados en el mercado. La reprensión privada es la mejor sepultura para las faltas privadas.

George Swinnock

El hombre puede, mediante una parábola o una historia que venga al caso, convencer a la conciencia del pecador sin dañar su crédito abiertamente. Pablo, en su sermón a Félix, parecía disparar a la ventura, no mencionando a nadie, pero su flecha penetró en aquel príncipe injusto hasta lo más profundo. Un reprensor sabio es como un buen esgrimidor, que, aunque golpee en una dirección, ningún observador puede deducir de su mirada o el porte de su brazo que fuese ese su objetivo.

George Swinnock

Reprende con compasión. Las palabras suaves y los argumentos fuertes van bien juntos. La pasión calentaría la sangre del pecador, pero la compasión sana su conciencia.

George Swinnock

El ministro ha de reprender los pecados de todos, pero sin mencionar a nadie. Pablo, teniendo que predicar ante un príncipe lascivo e injusto, le tocó en lo más profundo, pero no le mencionó en su sermón. La conciencia de Félix ahorró ese trabajo a Pablo.

William Gurnall

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s