¿Por qué endureció Dios el corazón de Faraón?

El endurecimiento del corazón del Faraón es uno de los pasajes del libro de Éxodo que genera más dudas y objeciones bíblicas, pues hay quienes dicen que eso haría a Dios “autor del pecado” del soberano egipcio.

Vamos a examinar esta aparente dificultad de la Biblia yéndonos al Capítulo 11 de Éxodo, versículos del 1 al 10, donde leemos:

1 Y Jehová dijo á Moisés: Una plaga traeré aún sobre Faraón, y sobre Egipto; después de la cual él os dejará ir de aquí; y seguramente os echará de aquí del todo. 2 Habla ahora al pueblo, y que cada uno demande á su vecino, y cada una á su vecina, vasos de plata y de oro. 3 Y Jehová dió gracia al pueblo en los ojos de los Egipcios. También Moisés era muy gran varón en la tierra de Egipto, á los ojos de los siervos de Faraón, y á los ojos del pueblo. 4 Y dijo Moisés: Jehová ha dicho así: A la media noche yo saldré por medio de Egipto, 5 Y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras la muela; y todo primogénito de las bestias. 6 Y habrá gran clamor por toda la tierra de Egipto, cual nunca fué, ni jamás será. 7 Mas entre todos los hijos de Israel, desde el hombre hasta la bestia, ni un perro moverá su lengua: para que sepáis que hará diferencia Jehová entre los Egipcios y los Israelitas. 8 Y descenderán á mí todos estos tus siervos, é inclinados delante de mí dirán: Sal tú, y todo el pueblo que está bajo de ti; y después de esto yo saldré. Y salióse muy enojado de con Faraón. 9 Y Jehová dijo á Moisés: Faraón no os oirá, para que mis maravillas se multipliquen en la tierra de Egipto. 10 Y Moisés y Aarón hicieron todos estos prodigios delante de Faraón: mas Jehová había endurecido el corazón de Faraón, y no envió á los hijos de Israel fuera de su país.

Estos versículos hay que ponerlos en relación con Éxodo 7:3-4:

3 Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas. 4 Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré á mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios”.

Todos somos culpables pues todos hemos pecado. Nada bueno puede salir de nuestros corazones si Dios no lo coloca en ellos. El pecado es algo que ofende de sobremanera a Dios, Su ira se engrandece enormemente, tanto por el pecado original, como por aquellos que cometemos ahora y Su voluntad es castigarlos, por Su perfecta justicia, temporal o eternamente: “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la Ley, para hacerlas” (Deuteronomio 27:26; Gálatas 3:10).

Dios puede endurecer el corazón de alguien o sujetarle a la obediencia, sin embargo, no es Él el responsable de que esa persona actúe de forma malvada o impía pues el proceder de esa forma es lo que está dentro de la naturaleza caída del ser humano. Como el pecado no puede quedar sin castigo, no es injusto que castigue a aquellos cuyo corazón ha endurecido. El Faraón de Egipto no era alguien bueno o inocente, sino un tirano que se complacía en la opresión de los israelitas en la esclavitud. Estos llevaban cuatro siglos sirviendo a los egipcios e incluso un Faraón había ordenado que los recién nacidos varones de los israelitas fueran muertos. Su pueblo aprobaba la actuación de este tirano o, al menos, no se le oponía.

Romanos 9:17-18 continúa dándonos respuestas:

17 Porque la Escritura dice de Faraón: Que para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi potencia, y que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. 18 De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere, endurece”.

Lutero argumentaba de este pasaje que se trataba de un endurecimiento pasivo y no activo. En otras palabras, Dios no creó ninguna nueva maldad en el corazón de Faraón. Ya existía suficiente maldad en el corazón de Faraón para que este se inclinara a resistir la voluntad de Dios siempre que pudiera. Todo lo que Dios tiene que hacer para que alguien se endurezca es retirar su gracia de dicha persona y dejarla librada a sus propios impulsos hacia el mal. Esto es precisamente lo que Dios hace a quienes están condenados en el infierno. Los abandona a su propia maldad.

Antes de la última plaga, la muerte de los primogénitos egipcios, Dios había dado una y otra oportunidad al Faraón y a Egipto para arrepentirse y dejar marchar a Israel, sin embargo, éstos habían endurecido ellos mismos su corazón. Tras una sombra de arrepentimiento, durante la plaga del granizo, volvió a endurecer su corazón y perseverar en el pecado:

Y viendo Faraón que la lluvia había cesado y el granizo y los truenos, perseveró en pecar, y agravó su corazón, él y sus siervos. Y el corazón de Faraón se endureció, y no dejó ir á los hijos de Israel; como Jehová lo había dicho por medio de Moisés” (Éxodo 9:34-35).

Tras estas “sombras de arrepentimiento” similares a la de Faraón también es muy habitual volver a la misma situación anterior, una vez que se ha alcanzado una falsa sensación de “paz”.

Dios endureció el corazón del Faraón y de Egipto, con lo que no permitieron salir a Israel, sin embargo, ellos mismos se habían atraído este juicio sobre ellos mismos al haber sometido a los israelitas a la esclavitud y haber matado a sus recién nacidos. Romanos 6:23 dice que la paga del pecado es la muerte, con lo que el castigo al Faraón y a Egipto por sus pecados con terribles plagas no fue injusto, sino misericordioso, pues un castigo enteramente justo hubiera sido que Dios hubiera destruido por completo a Egipto, lo que no hizo.

Los israelitas no eran menos pecadores que los egipcios. Sin embargo, como se dice en el pasaje de Romanos, Dios quería tener misericordia de ellos. Sin embargo, retiró su gracia de Faraón y de los egipcios, con lo que estos perseveraron en el pecado de mantener a Israel esclavizado. Lo verdaderamente sorprendente de este episodio, e inexplicable sin la absoluta soberanía divina en la gracia, no es exactamente la cuestión acerca de porqué un Dios justo destruye a los primogénitos de Egipto, sino el porqué salva a Israel, siendo, como eran, tan pecadores como Egipto.

Anuncios

8 comentarios en “¿Por qué endureció Dios el corazón de Faraón?”

  1. No quiero ser una persona que ofenda a nadie sus creencias ,el asunto en cuestión se resume a que dios es capaz de quitarle su albeldrío al ser humano con tal de castigar ( egipcios y su pueblo en este caso ) para verse él mismo más maravilloso . Por tanto eso del albeldrío y su misericordia pues queda en duda, cada vez que veo un cuadro de abuso infantil sexual pienso en lo maravilloso que sería que dios se metiera en el corazón de ese hombre y ¡lo detuviera ! Y cito “endureció el corazón del faraón ” lástima que no vean las implicaciones de lo poderoso que es dios y lo poco que le interesa el bienestar de las personas que creen en él, y ¡vuelvo a recalcar el hecho que le quitó el albeldrío al faraón! Después de ver el maltrato en noticias de una niña por parte de su misma familia incluyendo abuela, ( y soy un hombre fuerte para escenas fuertes) me di cuenta que no existe dios ni su famoso amor ( la gente dice “es el libre albeldrío del hombre y Dios no es culpable de lo que hace el hombre con ella “) porque ese texto indica que puede quitarle ese famoso albeldrío al mismísimo faraón o ¿sólo lo hace para castigar ? Que Gran pequeño amor ironía que la gente no vea las cosas como son sin tantos adornos .

    Me gusta

  2. Son muy claros los pasajes. Dios endureció el corazón del Faraón y luego castigó a TODO Egipto para mostrar “sus maravillas” en ellos y que la gente le temiera. El mismo lo dice. Mucha gente trata (en vano) de pretender que la escritura diga algo “que no dice”, es decir, que Dios no influyó en el Faraón y que todo fue culpa de éste, pero la Biblia lo deja BIEN claro, fue Dios quien “endureció el corazón del Faraón” y por lo tanto Dios es el responsable de lo ocurrido. Sería preferible explicarle a la gente que los antiguos israelitas pensaban que todo venía de Dios, lo bueno y lo malo, TODO. Ellos así lo aceptaban, así lo creían; razón por la cual ponen en boca de Dios que “Yo endureceré el corazón del Faraón para que no los deje salir…” Estas tribus empiezan a cambiar su “forma de ver a Dios” cuando toman contacto con otros pueblos sobre todo con los Persas, cuando ya se deja ver parte de la dualidad de esta religión sobre el futuro judaismo.

    Me gusta

    1. O mas bien que Jehová (permitió/consintió) que el corazón de faraón se endureciera… pudo matarlo… enloquecerlo.. darle una señal contundente ..etc.. pero no, dejó que siguiera así…. vg. Con José el esposo de María, ahi no permitió que su corazón se endureciera contra ella, sino que intervino y dio señal clara que su voluntad era que José no la dejara

      Me gusta

      1. Buenisimo la explicacion “que lo saca a Dios del “banquillo delos Acusado”de provocar la Dureza del ❤ corazon”ala luz de su Gracia todo queda mas claro para mi”#ya que no sabia la otra cara dela moneda (“el pecado de Faraon y egipto de:matar primogenitos hebreos”asique ellos sembraron primero y ahora #cosecharo su Propia Siembra)

        Me gusta

    2. este comentario esta bien solo difiero en la expresión de que Dios también hace lo malo…Dios no hace cosas malas son jutas..solo que las queremos encasillar con nuestra mente finita, que todo lo ve mal, y decimos que son cosas malas. saludos

      Me gusta

  3. Dime ¿qué hombre no ha transgredido jamás tu Ley ?

    Dime ¿qué placer tiene una vida sin pecado ?

    Si castigas con el mal el mal que te he hecho,
    dime ¿cuál es la diferencia entre Tú y yo ?

    Omar Jayyam

    Me gusta

      1. Un mal que él mismo introdujo en el mundo. El hombre no creó el mal. El hombre no puede crear nada porque él mismo es un ser creado. Lucifer estaba desde antes y tampoco puede crear nada porque también es un ser creado. Lucifer tuvo que servirse de “algo” que ya existía (celos/rencor/orgullo). Podríamos incluso decir que “nadie” hacía uso de “estas opciones” pero de que la opción existía…pues sí, existía. Y Yahvé sabía que Lucifer se convertiría en Satanás…que pondría el arbol del bien y del mal en el paraíso, que los hombres caerían y que él mismo (Yahvé) maldeciría la tierra y trasladaría el pecado de ambos sobre una humanidad que aún no había nacido. No parece tan justo…

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s